...

Tetuán, ciudad de Marruecos

Tetuán en Marruecos, cosas que hacer y ver

La ciudad de Tetuán, a menudo deletreada Tetuán, es una ciudad marroquí situada en el centro-norte de Marruecos. El río Martil la conecta con el mar Mediterráneo, que se encuentra a 11 kilómetros (Wadi Martil).

La frase deriva del término bereber «Titawin», que significa «ojos».
La ciudad está construida sobre una meseta rocosa que la separa de la cara sur del monte Dersa, que domina. Tamuda, una antigua aldea romana, estaba situada inmediatamente por encima de la actual ciudad de Roma. Tetuán fue fundada en el siglo IX por la dinastía idrisí y reforzada por la dinastía meriní en el siglo XIV, cuando la ciudad fue bautizada como Tetuán.

Tetuán, además de ser una ciudad comercial, tiene una sólida economía basada en la artesanía y las industrias ligeras. Cuenta con una escuela de música, numerosas escuelas de artesanía, museos nacionales de arqueología y artes tradicionales, así como una biblioteca y un archivo. La red de carreteras la conecta con la ciudad de Tánger (Tanger), Al-Hocema y Ouazzane. Los cereales (sobre todo el trigo), los cítricos (especialmente las naranjas), el té, las ovejas, las cabras, el ganado, el corcho y los olivos son algunos de los productos agrícolas que se cultivan en los alrededores. Por su cercanía a las playas del Mediterráneo, la ciudad es un destino turístico veraniego muy popular para muchos marroquíes. En 2014, la población era de 380.787 personas.

Qué hacer y ver en Tetuán:

1. Visite la antigua Madina:

La medina de Tetuán es una de las más pequeñas de Marruecos, pero también una de las más completas del país. La medina, de influencia española, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y ha permanecido prácticamente intacta desde el siglo XVII, con la excepción de algunas renovaciones contemporáneas. Pasear por las diversas regiones étnicas del país, que incluyen comunidades andaluzas, bereberes y judías, permite a los visitantes experimentar la historia marroquí de primera mano.

El casco antiguo de Tetuán está protegido por cinco kilómetros de murallas con almenas y siete entradas destacadas. Según el folclore, la ciudad fue destruida por los españoles en 1400 y reconstruida por los moros islámicos que huyeron de ella durante la Reconquista del siglo XV. Su influencia arquitectónica puede verse en las casas blancas andaluzas que han permanecido casi intactas desde el siglo XVII, así como en el entorno que las rodea. Artistas y artesanos ejercen sus antiguos talentos en zocos designados, mientras que las mezquitas, las kasbahs y el Palacio Real de la plaza Hassan II evocan la grandeza de una época pasada.

2. El Museo Arqueológico es el número dos.

El Museo Arqueológico, situado en el centro de la ciudad, expone objetos descubiertos en antiguos asentamientos del norte de Marruecos. Entre ellos, Tamuda, una ciudad romana situada al oeste de Tetuán. La colección incluye monedas púnicas, utensilios de bronce, figuras del siglo I e inscripciones líbico-bereberes en piedra. Está separada en épocas prehistórica y preislámica. Un mosaico romano de las Tres Gracias y una figura sumeria descubierta cerca de la actual ciudad de Asilah son algunos de los elementos más destacados. Pase un rato en el jardín del museo, donde podrá ver mosaicos de la ciudad romana de Lixus entre artefactos islámicos y lápidas.

Antes de la creación de Tetuán, en el siglo XV, surgieron y cayeron dos ciudades en su territorio. El Museo Arqueológico se dedica a revelar la historia de la antigua Tetuán, mostrando impresionantes reliquias que educan a los visitantes sobre el pasado de la ciudad. Entre las piezas expuestas en este museo se encuentran monedas antiguas, cerámica, mosaicos e inscripciones antiguas. De miércoles a lunes, de 9:00 a 16:30.

3. Iglesia de Bacturia

La influencia española de Tetuán todavía se puede sentir hoy en día, y en ningún lugar es más claro que en la Iglesia de Bacturia, la única iglesia que sobrevive en la ciudad.

La única iglesia de Tetuán, la iglesia católica de Bacturia, es una rareza en un país famoso por sus mezquitas. La iglesia, construida en 1917, sigue en uso hoy en día. De hecho, la ciudad es una de las pocas de Marruecos en las que las campanas de la iglesia hacen sonar la llamada a la oración además de la llamada del almuédano. Todavía se celebran servicios regulares. Todos los domingos, se puede elegir entre asistir a la misa diaria a las 19:00 o a las 11:00 horas.

4. Visite el centro de artesanía Dar Sanaa.

Dar Sanaa, la antigua escuela de artes y oficios de la ciudad, representa la tradición artística de Tetuán más que ningún otro lugar. El edificio, situado cerca de la puerta oriental de la medina, Bab el-Okla, es un destacado ejemplo de arquitectura neoárabe. En su interior, los visitantes pueden ver a los artistas locales trabajando con métodos que se han perfeccionado a lo largo del tiempo en diversos talleres. Entre ellos, la pintura en madera, el bordado, la marquetería y la creación de mosaicos zellij. Si el trabajo de los maestros le inspira, puede adquirirlo aquí o en los zocos de la medina.

Este centro artesanal, situado a las afueras de Bab el-Okla en un bello edificio hispano-morisco, fue creado en 1919 por el célebre pintor italiano Mariano Bertuchi con el objetivo de preservar el legado artístico hispano-morisco de Tetuán. Actualmente, Dar Sanaa imparte clases de arte tradicional marroquí. Al visitar el espectacular edificio con sus estudios y su encantador patio, podrá conocer la cultura artística local de Tetuán. De sábado a jueves, de 8:30 a 14:30 horas; y viernes, de 8:30 a 11:30 horas.

5. Museo de Arte Moderno

Tetuán es conocida por su floreciente población creativa, por lo que es lógico que uno de los dos museos de arte moderno de Marruecos se encuentre aquí. El Museo de Arte Moderno de Tetuán se encuentra en una encantadora e histórica estación de ferrocarril construida en estilo andaluz. Alberga tanto una colección permanente de arte marroquí contemporáneo como diversas exposiciones temporales.

Sin embargo, es fundamental destacar que la inventiva de la ciudad no se limita a las artes y oficios tradicionales. Tetuán también alberga uno de los dos únicos museos de arte moderno de Marruecos, el otro se encuentra en Rabat, la capital marroquí, que también se encuentra en Tetuán. El museo, situado en una histórica estación de ferrocarril que antiguamente funcionaba como enlace ferroviario entre el enclave español de Ceuta y el resto del mundo, es un espectáculo en sí mismo. Dentro de los muros del castillo, encontrará cinco salas de exposición que muestran una colección permanente de lo mejor del arte y la escultura contemporáneos de Marruecos, así como obras de artistas extranjeros. El museo acoge regularmente exposiciones itinerantes y está abierto de 9:00 a 17:00 horas de martes a sábado.

6. Museo de Etnografía

Uno de los mejores métodos para conocer la historia y las tradiciones de Marruecos es recorrer las colecciones más preciadas de los pueblos históricos del país. Este excelente museo cuenta con varias salas de exposición que incluyen una amplia gama de antigüedades, como almohadas bordadas a mano, cestas artísticas, armas de fuego, artesanías y adornos de boda tradicionales, entre otras cosas.

El Museo Etnográfico, que está cerca de Dar Sanaa y se encuentra en la fortaleza del sultán Moulay Abderrahman, fue erigido en el siglo XIX. El museo, dedicado a la historia y la cultura de Tetuán y que expone una gran variedad de trajes, joyas, labores de aguja, instrumentos, armas y muebles en auténticas cámaras tetuaníes, es una visita obligada para cualquiera que visite la ciudad. En la cocina se sirven platos tradicionales de la zona y destaca la Sala del Ajuar. El suntuoso procedimiento de las bodas tetuaníes se muestra en todo el museo a través de una gran colección de cofres matrimoniales y manteles de boda, así como de ropa ceremonial.

7. Visitar la orilla del mar

Puede estar en la playa en 20 minutos, explorando los distintos pueblos pesqueros, puertos y complejos turísticos de playa que ofrece la región. La cercana Laguna de Smir sirve de escala para miles de aves migratorias. Tamuda Bay es una urbanización de alto nivel que cuenta con hoteles de cinco estrellas, balnearios y playas doradas. El complejo de la playa de M’diq es un destino popular de excursiones de un día tanto para los residentes como para los visitantes debido a su paseo marítimo y sus excelentes restaurantes de marisco. Cabo Negro alberga el Real Club de Golf, que cuenta con 18 hoyos. Los amantes de la adrenalina pueden practicar deportes como el jet-ski, el windsurf, la pesca de altura y el submarinismo, mientras que los aficionados a la historia admirarán Martil, el puerto de Tetuán que antiguamente sirvió de bastión a los piratas.

8. Asistir a un festival anual.

Cada año, Tetuán acoge una gran cantidad de eventos artísticos y musicales, muchos de los cuales están influenciados por la herencia andaluza de la ciudad. Dos de los eventos anuales más notables de la ciudad son el Festival de la Voz de la Mujer, que reconoce la contribución de las mujeres marroquíes a la industria de la música árabe, y el Festival Internacional del Laúd, una muestra de tres días de los mejores músicos de laúd del mundo. Desde 2004, Tetuán también acoge el Festival Internacional del Cómic. El Festival de Cine Mediterráneo de Tetuán es sin duda el más conocido de los eventos.

9. Ir de excursión por las montañas del Rif.

El senderismo, la bicicleta de montaña, la espeleología y el barranquismo son sólo algunas de las actividades de aventura al aire libre que se pueden realizar en las cercanas montañas del Rif. El Parque Nacional de Talassemtane comienza cerca de Chefchaouen y comprende un paisaje espectacular de picos imponentes y valles en cascada. El hábitat único de abetos marroquíes y pinos negros del parque alberga 35 especies animales diferentes, entre ellas el macaco de Berbería, en peligro de extinción. Los aficionados a la ornitología deberían estar atentos a la magnífica águila real, que se ve regularmente sobrevolando las térmicas del parque. Talassemtane está a 2,5 horas en coche de Tetuán y es ideal para pasar una noche de acampada.

10. Haga una excursión de un día a Chefchaouen.

Tetuán es también un punto de partida ideal para ver otros lugares de interés del norte de Marruecos, como Chefchaouen, un asentamiento en las montañas. Chefchaouen, con sus edificios de color azul celeste y su preciosa medina empedrada, es un enclave de artistas muy relajado, rodeado de impresionantes vistas a la montaña y una pintoresca medina empedrada. Al igual que Tetuán, sirvió de refugio para los refugiados musulmanes y judíos que escapaban de la Reconquista española en el siglo XV, y muchas de las estructuras más notables de la ciudad datan de esta época. Antes de disfrutar de la cocina local o de comprar cosas hechas a mano en los zocos de la ciudad, guarde sus recuerdos de la kasbah, la Gran Mezquita y las murallas de la medina.

Del archivo:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Abrir chat
Reserve un viaje a Marruecos.
¡Hola!

Nos alegramos de que hayas llegado hasta aquí, planifiquemos juntos tu viaje a Marruecos.

Abrir Chat.