...

Perros y gatos de Marruecos

Perros y gatos de Marruecos photo

Perros y gatos de Marruecos, todo lo que hay que saber.

Cuando hago fotografías de viajes en un lugar determinado, me parece fascinante hacer una crónica de la vida de todos sus habitantes, no sólo de la gente. Marruecos, como muchas otras naciones (sobre todo las de Oriente Medio), tiene una enorme población de perros y gatos callejeros que recorren las calles en busca de comida y consuelo. Después de haber realizado un ensayo sobre Qué fotografiar en Marruecos, quise añadir a la serie imágenes de nuestros compañeros felinos. Me pareció fascinante que, a pesar de la pobreza y las pésimas condiciones de vida del país, muchos marroquíes se desvivieran por alimentar y acoger a los perros y gatos callejeros.

Se pueden ver perros y gatos prácticamente en todas partes: en la calle, en las tiendas, en los monumentos, vigilando a la gente, solos o en grupo, más amistosos o violentos. Y no hablo de los inconfundibles vendedores que, si no lo han hecho ya, han enseñado a todos los que visitan Marruecos a decir suave pero firmemente «no».

Hablo de los gatos, que abundan en el país vecino y son especialmente queridos por los marroquíes. Por ello, este artículo se centrará en ellos y en por qué, al contrario de lo que se piensa en la mayoría de los países, los gatos son mucho más populares como animales de compañía que los perros.

Antecedentes religiosos:

En una sociedad en la que la religión es tan importante, como la cultura marroquí, es esencial buscar un fundamento islámico para cualquier hábito profundamente arraigado. Es importante entender que los marroquíes tienen dos fuentes teológicas primarias a las que acudir: el Corán y la Sunna, una colección de mandamientos basados en los dichos y actos del profeta transmitidos por sus seguidores (conocidos como hadices).

En este sentido, el Corán nunca menciona a los gatos y sólo tres veces a los perros, destacando su capacidad como cazadores y guardianes. Los hadices ofrecen un contraste más agudo, afirmando, por ejemplo, que mientras un perro debe limpiar completamente un plato después de lamerlo, los gatos no necesitan hacerlo.

Personalmente, creo que hay una cuestión higiénica: El Islam, como muchas otras religiones, hace hincapié en una conducta basada en el respeto a los demás y a uno mismo, al tiempo que trata de salvaguardar la salud de la comunidad a la que pertenece. Pensemos en el problema de las abluciones: además de su valor simbólico y ceremonial, lo más probable es que hayan sido diseñadas para comunicar ciertos requisitos para que las mezquitas no se conviertan en una fuente de infección, dadas las preocupaciones sanitarias anteriores.

Me gusta pensar que el comportamiento higiénico está asociado a una actitud religiosa favorable entre los musulmanes y que se prefiere al gato porque se le considera más limpio. Obviamente, hay varias interpretaciones, que van desde la persona que piensa que al establecer contacto con un perro, uno debe limitarse a aplicar el sentido común hasta la persona que considera que tener un perro cerca es una idea terrible.

No quiero terminar este apartado sin afirmar que, en contra de la creencia popular, los marroquíes no maltratan a los perros. Tanto es así que el Corán cita a menudo la necesidad de respetar a todos los animales e incluso considera que su maltrato es un pecado grave.

Sin embargo, ¿es cierto que los gatos marroquíes son más limpios que los perros?

Resumiendo, en contra de la imagen del principio de este párrafo, y para disgusto de mi pareja, que cada vez que beso a mi perro me mira con horror: sí. Mientras los gatos se pasan varias horas al día limpiando, eliminando parásitos y soltando pelo muerto, los perros, al ser una subespecie de lobo, prefieren revolcarse en la tierra para ocultar su olor a sus presas.

Sí, aunque no lo creas, la mascota que tienes en casa y a la que llamas con un nombre entrañable tiene unos instintos de caza extraordinarios.

Situación actual:

Sería fácil atribuir la razón de la admisión a una única base religiosa, pero es más probable que una serie de historias y tradiciones desempeñen un papel importante, siendo difícil establecer qué proporción obedece a cada una.

En la cultura popular, se ha considerado durante mucho tiempo que el profeta tenía afición por los animales, especialmente los gatos. Una vez se levantó para cortar un trozo de su túnica porque no quería molestar a su gato favorito que dormía sobre él, según la leyenda oral.

Las historias sobre perros son un poco más diversas. Una que me llama la atención es la que afirma que si un perro vaga por el desierto como un carroñero, puede descubrir y recoger los restos que están enterrados allí. Sorprendentemente, tiene algún precedente histórico, ya que los bereberes solían enterrar a sus difuntos en tumbas poco profundas, cambiándolas posteriormente por otras más profundas cuando descubrían que habían sido desenterradas por animales salvajes.

Sin embargo, creo que una de las principales características culturales que contribuyen a que un marroquí desee tener un gato como mascota es su aguda conciencia de todas las dimensiones que componen la sociedad: su calle, su barrio, su ciudad, etc.

En este sentido, un animal con mayor libertad y capacidad para deambular y asimilarse a todas las partes de la ciudad es probable que sea favorecido frente a uno demasiado dependiente de los cuidados de la familia. A menudo, los gatos no se asignan a una casa concreta, sino que son cuidados y alimentados por toda la comunidad.

Sea cual sea la razón, la realidad es que eligen a los gatos como compañeros diarios, lo cual es sólo una de sus distinciones culturales. Utilizar nuestra perspectiva occidental como vara de medir y concluir que sus preferencias por compartir su vida con un animal son menos válidas es, desde luego, un completo desatino, porque simplemente es una diferencia más, y como diferencia, es positiva y se suma a nuestro interés por un país tan diferente pero tan cercano a nosotros.

Por último, como me gusta fotografiar a los gatos, os dejaré con un minucioso portfolio de gatos en Marruecos. Como no soy el único que aprecia esta afición, he incluido algunas imágenes de amigos que las han compartido con nosotros en las redes sociales. Muchas gracias y ¡espero verlos en el próximo post!

Contacto con nosotros para obtener más información:

Por favor, asegúrese de que su correo electrónico es correcto.
Por favor, mencione el paquete que le interesa.

Preguntas frecuentes

¿Qué tipo de gatos hay en Marruecos?

Entre ellos están los guepardos (Acinonyx jubatus), los caracales (Caracal caracal), los gatos de arena (Felis margarita) y los gatos monteses (Felis silvestris).

¿Los marroquíes tienen perros?

En cambio, los perros no suelen ser animales de compañía en Marruecos. Vimos unos cuantos perros y cientos de gatos callejeros vagando por las calles… Según aprendimos, los marroquíes ven a los perros como animales salvajes más que como mascotas familiares.

¿Los gatos son sagrados en Marruecos?

Los gatos forman parte de la cultura y la vida cotidiana marroquíes desde hace mucho tiempo, y conviven felizmente con los marroquíes. A pesar de que la mayoría de los gatos son callejeros, los vecinos suelen tirarles cuencos de agua y restos de comida como muestra de buena fe… Moulay Idriss, la ciudad santa de Marruecos, tiene un gato callejero.

¿A los marroquíes les gustan los gatos?

Los gatos son las mascotas más populares en Marruecos, a diferencia del resto del mundo, y tienen un dominio absoluto sobre la cultura popular. Esto se debe a que las enseñanzas islámicas han dado lugar a una antigua veneración por los gatos que se ha extendido por todo el mundo musulmán.

¿A los marroquíes les gustan los perros?

Los gatos, que pueden encontrarse en gran número en todo el país, son especialmente queridos por los marroquíes. En contra de lo que se piensa, en la mayoría de los países se prefiere como animal de compañía por encima del perro. En la cultura musulmana, los perros se consideran sucios, pero los gatos son respetados.

Otros temas que pueden interesarle:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Abrir chat
Reserve un viaje a Marruecos.
¡Hola!

Nos alegramos de que hayas llegado hasta aquí, planifiquemos juntos tu viaje a Marruecos.

Abrir Chat.